viernes, 22 de agosto de 2014

Los precios de Amazon España.

Amazon es la gran tienda de Internet. Su política de precios agresivos ha causado no pocas polémicas, especialmente en Francia con los libreros.  De hecho, se ha convertido en la web donde realizo la casi totalidad de mis compras de música en formato físico, debido a unos precios que son, sencillamente, inasumibles para el resto de tiendas. Esta guerra de precios se basa, principalmente, en reducir al máximo los gastos de envío. No obstante, el PVP también es más bajo que en la mayoría de sus competidores, reduciendo el margen de beneficios lo máximo posible para vender más. Esto implica cosas buenas y malas para el consumidor que no trataré en este blog. 

El catálogo de Amazon en cuanto a músicas del mundo es el más completo con diferencia. Se puede encontrar de todo a unos precios que, generalmente, son más bajos que en ningún sitio. A pesar de ello, sigue habiendo muchísimas diferencias relativas al precio entre las tiendas de Estados Unidos y las que tiene en otros países. Habrá mil y un razones lógicas por las que los precios no pueden ser exactamente los mismos de un sitio a otro, pero me resulta difícil encontrar alguna que explique la diferencia existente relativa a Unity, el nuevo álbum que Hassan Hakmoun lanzó en enero, entre las tiendas estadounidense y la española.

El IVA español puede y debe suponer un aumento en el precio. Hasta ahí bien, pero hay alguna diferencia más. En la "oferta" española se ofrece el álbum con AutoRip, es decir, una copia del disco en mp3 proporcionada al  momento de la compra, cosa que, aparentemente, no se ofrece en la americana. Sin embargo, este ripeo no debería incrementar el precio, ya que se hace exclusivamente para animar las ventas y te permite disfrutar del disco sin tener que esperar a que te lo envíen a casa. No te aporta nada que no puedas conseguir esperando los 3 ó 4 días que tarda el CD en llegarte a casa. No te libra de nada que no puedas hacer legalmente en casa pocos días después, como lo es grabarte una copia privada en mp3 para escucharlo en un dispositivo portátil. Debería tratarse de un mero aliciente, un acicate para la compra y no una excusa para casi triplicar el precio de la tienda estadounidense.


Evidentemente esto no cambia el buen concepto general que tengo de Amazon. La tienda funciona bien, con un amplísimo catálogo en casi todo y unos precios muy razonables, pero también creo que estas diferencias son difíciles de explicar, si es que tienen explicación. En mi experiencia, Amazon ha permitido que pueda volver a comprar discos sin recurrir al mercado de segunda mano, y eso tengo que alabarlo. Aún así aconsejo que no os acomodéis y miréis en otras tiendas e, incluso, en las páginas de los propios sellos discográficos.