martes, 24 de abril de 2012

El blog Awesome Tapes From Africa se convierte en sello discográfico

No me suelen gustar los blogs de descarga. Suelen tener largos textos copiados que nadie lee en su busca desesperada del enlace. Hubo una época gloriosa, antes del cierre de Megaupload, en que este mismo blog estuvo apunto de convertirse en un mero directorio de enlaces web (sobre todo durante esa travesía en el desierto que es el comienzo de todo blog, el periodo en que aún tiene que definirse a sí mismo). Mi cabezonería evitó que así fuera. Quería escritos propios, con mayor o menor calidad, y una forma de mostrar la música que me gustaba sin necesidad de recurrir a la piratería como medio para ganar visitas.

Sin embargo, hay blogs de descarga que merecen la pena. Están normalmente escritos por melómanos y destinados a otros melómanos. Son gente que "ripea" sus colecciones, normalmente de temática muy concreta. Discos que ya sólo existen en el mercado de segunda mano o que es imposible encontrar en determinadas zonas geopolíticas y que, generalmente, poco o ningún beneficio reportan ya al artista. Además, casi siempre el "pirata" es un comprador de música habitual que acabará haciéndose con el disco si le gusta. Nada de éxitos de dos días y el "todo por la jeta es un derecho" que esgrimen algunos. 


Uno de estos blogs destacados es Awesome tapes from Africa (ATFA). Lo escribe el etnomusicólogo y pinchadiscos estadounidense Brian Shimkovitz, que hizo su tesis doctoral sobre el hip-hop de Ghana (sí es verdad es que hay gente pa tó). Shimkovitz cuelga en ATFA su colección de viejos y polvorientos cassettes de distintas partes de África, con una descripción y una petición de ayuda si la carátula aparece con caracteres no latinos (los alfabetos árabe y etíope son habituales en su bitácora). Además, el DJ se ha lanzado a la distribución de álbumes en colaboración con los artistas. El primero de ellos, de la maliense Nâ Hawa Doumbia, lo podemos comprar en distintos formatos, desde vinilos hasta descarga digital. Personalmente, me he decantado por el cassette, por ser la esencia de ese blog, a un precio de 12 dólares, gastos de envío incluido. Por la compra me han regalado una descarga digital de alta calidad, esencial en el mundo moderno, y ahora la puedo escuchar en el mp3. A pesar de esta nueva faceta mercantil, el blog sigue editándose normalmente y con el mismo formato de antaño, lo que para mí es un valor añadido.

Ahora ha sacado un nuevo álbum de un tal Bola, de Ghana. Suena genial, con ese sonidillo cutre y auténtico que es imposible de encontrar en la música con distribución internacional y que tanto me gusta. Por supuesto, me lo agenciaré también, y en versión cassette, como no podía ser de otra forma. Me gustan este tipo de iniciativas, creo que son el auténtico futuro del mercado musical: pequeñas ediciones, a precios razonables, destinadas a un público conocido y concreto y con unas ganancias absolutamente razonables que, aunque no te permitan liarte el tabaco con billetes verdes, sí que servirán como pago y reconocimiento a un trabajo bien hecho. Bravo, Brian.